Lejos del imaginario que algunos crearon al manchar su historia allá por los años 80, hoy San José del Guaviare y su inmensa riqueza natural y humana merecen ser vistos con otros ojos. La capital de departamento, sus poblaciones cercanas y su gente, respiran un aire distinto. Es una región catalogada como patrimonio cultural y natural, motivo de orgullo por sus espectaculares sitios turísticos, con paisajes sin fin, merecedores de ser visitados en cualquier época por nacionales y extranjeros.

Para quien disfruta viajar por las carreteras del país, admirar el horizonte, vivir la gastronomía propia de las regiones, le encanta la naturaleza y goza conociendo los parajes más diversos de Colombia, este es su destino. En el Guaviare todo está por verse, en un lugar inmenso y rico en el que, literalmente, el llano se encuentra con la selva, solo separados por le río Guaviare.

La ciudad de piedra, túneles y afloramientos rocosos

De la serranía La Lindosa se desprende esta extensa zona de la que hacen parte hermosas e imponentes cavernas rocosas o “túneles”, como popularmente se les conocen a estos ‘monumentos naturales’ formados por inmensas piedras, ordenadas en forma casi simétrica que semejan a una ciudad con sus calles y avenidas. Allí se puede apreciar una de las especies florales más conocidas: la flor de Guaviare. Es una reserva que hoy recibe a los amantes del eco turismo, perfecta para la observación de aves endémicas y diversa vegetación en medio de senderos ecológicos en los que se puede disfrutar de caminatas en medio de naturaleza sin fin. Por las cuevas, naturalmente formadas por rocas, mantienen sus ‘puertas’ abiertas para admirar, incluso, a los murciélagos que allí habitan: no se requiere invitación: al llegar, ellos los reciben literalmente ‘revoloteando’ para ser admirados.

Cascadas La Delicias y puentes naturales

El agua es la otra protagonista principal en San José. A los río Guayabero y Ariari – que al unirse forman el inmenso río Guaviare – se suman quebradas, cascadas, pozos y caños que hacen las delicias de propios y extraños. Caño Lajas, balnearios como el Agua Bonita – a no más de 10 minutos de la capital San José, el llamado ‘pozo Yacuzzi’ – punto natural que regala relajación en medio de una ambiente ecológico sin igual-, la cascada Las Delicias – toda una tentación para los amantes de los deportes extremos- y los ‘puentes naturales’- lozas de piedra que atraviesan varios torrentes de agua que bañan la región- llaman sin descanso a los amantes de la naturaleza que visitan Guaviare.

 

 

Allí está todo por descubrir. Está hermosa región esta llena de atractivos paisajes y belleza, como el parque nacional natural Sierra de Chiribiquete o la reserva nacional natural de Nukak, de la cual hacen parate la laguna Pabón y los asentamientos de la última tribu nómada y recolecta del planeta – los Nukak Makú- dan la bienvenida para redescubrir una tierra que no se termina de descubrir jamas.